«

»

Imprimir esta Entrada

El peligro de las dietas hiperprotéicas

El peligro de las dietas hiperprotéicas

Las dietas proteicas están de moda, pero ¿son la vía más efectiva y saludable para adelgazar?

Cada día están más de moda las llamadas dietas hiperproteicas o bajas en hidratos de carbono como por ejemplo la famosa dieta Dukan, pero ¿sabemos realmente que ocurre en nuestro cuerpo cuando aumentamos tanto un nutriente y en consecuencia anulamos otro? El objetivo de este artículo es que todos aquellos que se dispongan a llevar a cabo una dieta de este tipo puedan conocer las consecuencias que esto supone y valorar qué camino tomar a la hora de adelgazar.

El peligro de las dietas hiperprotéicasLos dietistas-nutricionistas nos referirnos a las dietas altas en proteínas como “el camino rápido” pues son dietas con las que se reduce el peso drásticamente obtienenendo resultados inmediatos , sin tener en cuenta los efectos negativos que esto traerá sobre la salud del paciente a largo plazo. Es por esta última razón, por la que sólo algunos profesionales de la alimentación se decantan por recomendar este tipo de dietas a sus pacientes.

“Como dietista me sorprende mucho ver que en general, cuesta tanto aceptar que la alimentación está directamente relacionada con la salud”, nos comenta Carlos Verdú.

Debemos ser conscientes de los enormes cambios fisiológicos que una alimentación inadecuada puede tener sobre nuestra salud. Estos cambios fisiológicos son inmediatos pero lo realmente preocupante son los problemas patológicos que pueden acarrear a largo plazo, sobretodo en personas con mayor vulnerabilidad a nivel renal, hepático y cardíaco  donde los problemas de salud pueden manifestarse antes y con mayor agresividad.

Cómo actúa el organismo en la dietas hiperproteicas

El peligro de las dietas hiperprotéicas

En el esquema anterior vemos de forma sencilla cómo actúan los nutrientes en nuestro cuerpo cuando se aumenta la ingesta de proteínas y se limitan los carbohidratos. Cuando se ve obligado por un lado a metabolizar y excretar más proteína de la necesaria, y por otro a obtener la glucosa necesaria a través de la proteína y a formar cuerpos cetónicos a partir de la grasa para nutrir algunos órganos vitales.

EFECTOS NEGATIVOS MÁS RELEVANTES DE LAS DIETAS HIPERPROTEICAS E HIPOGLUCÉMICAS

1. El efecto secundario de menor gravedad es la pérdida de musculatura. El músculo es tejido activo (quema calorías) y cuando disminuye, disminuyen también las calorías diarias que quema nuestro metabolismo, este hecho tan sencillo es el culpable de que siempre se recupere el peso perdido con este tipo de dietas. Al terminar la dieta, esa persona tendrá mayor tendencia a engordar que cuando empezó el tratamiento.

2. El mal aprovechamiento de los macronutrientes puede desencadenar enfermedades carenciales. La escasez de frutas, verduras, cereales y legumbres típica de este tipo de dietas traen consigo deficiencias a nivel de los micronutrientes. Este es un efecto a largo plazo.

3. El sobreesfuerzo que deben realizar los riñones para eliminar los residuos de la proteína a través de la orina y el hígado al metabolizar los nutrientes, pueden pasar factura a largo plazo en personas sanas y a corto plazo si existe alguna patología.

4. Los efectos más preocupantes derivan de la formación y liberación de cuerpos cetónicos a la sangre (estado de cetosis) que a su vez produce un estado de “Acidosis Metabólica”. Los efectos derivados de la cetosis + acidosis pueden ser impredecibles dependiendo del estado de salud y/o grado de vulnerabilidad del paciente habiéndose descrito casos de muerte súbita por fallos en la capacidad contráctil del corazón y comas por cetosis.

5. Los efectos más conocidos por su pronta aparición en multitud de casos son las náuseas, anorexia(falta de apetito), malestar, depresión, fatiga y estreñimiento.

Tomado de www.neurorhb.com

¿Por qué una dieta hiperprotéica nos perjudica?

En menú rico en carnes, pollo, pescados, huevos y mariscos; escasos hidratos de carbono (pan, pasta, arroz, legumbre…) y poca fruta se convierte en hiperprotéico. En estas dietas el aporte de energía procedente de las proteínas llega a ser del 40 al 45% y el de las grasas no supera casi nunca el 20-25%. Estas son las consecuencias:

  • Se basan en el mayor efecto saciante y termogénico de las proteínas, por lo que controlan el apetito debido a la movilización que producen de cuerpos cetónicos.
  • Precisamente la ausencia de hidratos de carbono provoca la formación de cetonas que se acumulan en la sangre y pueden provocar náuseas y fatiga.
  • Se produce una sobrecarga hepática y renal como consecuencia del aumento del metabolismo de las proteínas.
  • Aumentan los niveles de ácido úrico y su depósito en forma de cristal en las articulaciones (provocando riesgo de gota).
  • Disminución de la absorción del calcio, lo que podría aumentar el riesgo de osteoporosis.
  • La pérdida de peso es más de agua que de grasa, por lo que se recupera con facilidad en cuanto se abandona la dieta.

Tomado de www.efesalud.com/

El peligro de las dietas hiperprotéicas

El peligro de las dietas hiperprotéicas

El peligro de las dietas hiperprotéicas

El peligro de las dietas hiperprotéicas

El peligro de las dietas hiperprotéicas

El peligro de las dietas hiperprotéicas

Comentarios en Facebook

Sobre el Autor

César Medrano

César Medrano lleva en el mundo de las medicinas alternativas desde el año 1992. Puedes ver su currículum en: http://sanandose.com/quien

Enlace permanente a este artículo: http://sanandose.com/el-peligro-de-las-dietas-hiperproteicas/

¡Ayúdanos a llegar a más gente!

¡Si te gusta nuestra web, ayúdanos y haz click en los botones de abajo!

Cerrar