Imprimir esta Página

NATUROPATÍA

La Naturopatía es un sistema que se basa en el uso de sustancias exclusivamente naturales más que en medicamentos, para el tratamiento de los desequilibrios que afectan a la salud de las personas.

 

NaturopatíaEsta técnica está basada en el convencimiento de que el cuerpo posee un poder innato para curarse a sí mismo. Por esta razón comparten conceptos con la Medicina Tradicional China y el Ayurveda. Esta capacidad se llama fuerza vital. Ya Hipócrates preconizó en su tiempo el simple sistema de curación, basado en comida moderada y sana, descanso adecuado y ejercicio. Haciendo esa vida, sólo hacía falta una mínima ayuda para restaurar la salud.

El término “Naturopatía” fue acuñado por el alemán Benedict Lust, significa terapia natural.  Al parecer sus ideas estaban basadas en las de su compatriota Vincent Preissnitz y un dominico austriaco llamado Kneipp. La practica actual se basa en la utilización de  La fitoterapia, la acupunturahidroterapia, masaje, Las flores de Bach, la nutrición, etc.

 

 

Con el uso de estas sustancias naturales (alimentos, plantas, preparados, cremas, etc) y también con el uso de la hidroterapia, emplastos de arcilla, una alimentación adecuada, con un correcto pensar y viviendo de acuerdo a unas emociones bien encauzadas se consigue una rápida y efectiva recuperación de la salud.

La Naturopatía no es solamente la Fitoterapia o la hidroterapia, es una filosofía de vida, una manera diferente de vivir en la que el enfermo se hace consciente de su propia responsabilidad frente a su salud y toma las riendas de su destino.

La Naturopatía preconiza que el cuerpo tiende hacia la salud y que lo mejor para curar el cuerpo es el propio cuerpo. Si este cuerpo está perturbado por factores como una dieta inadecuada, falta de sueño, ejercicio o aire fresco, tensiones físicas o emocionales, contaminación ambiental, o actitud mental negativa, se producen toxinas que influyen bloqueando el mecanismo de autocuración y la defensa frente a las agresiones exteriores, como virus y bacterias.

La naturopatía enseña que las infecciones rara vez se producen en un cuerpo bien cuidado, y si la enfermedad ocurre, se debe dejar que se manifiesten los  síntomas antes que reprimirlos, y así permitir que el cuerpo se defienda y recupere la salud. A veces, se recomiendan breves periodos de ayuno para ayudar a superar infecciones leves como la gripe. También se da gran importancia al buen funcionamiento intestinal, la ingestión de alimentos completos y la eliminación de alimentos y sustancias como grasas, alcohol, sales y azúcar.

Habitualmente se recomiendan dietas para limpiar el intestino y eliminar el crecimiento de bacterias que pudieran ir contra la salud y  una buena higiene intestinal.

La naturopatía enseña a sanarse mediante la fuerza curativa de la naturaleza.

La tecnología que se aplicó a la medicina alopática tras la segunda guerra mundial generó una nueva confianza ciega de los enfermos en los compuestos químicos de los nuevos medicamentos, sin embargo, la naturopatía confía en la capacidad natural de los seres vivos para superar la mayoría de las enfermedades sin necesidad de los importantes efectos secundarios que los medicamentos alopáticos generan a medio y largo plazo.

La Naturopatía es tan antigua como el hombre. La sabiduría innata de nuestro cuerpo nos lleva a saltarnos una comida a veces si nos encontramos mal, o a bañarnos en agua fría para aliviar una torcedura.

Un tratamiento de fondo es más importante que conseguir alivio sintomático. Una dolencia local puede ser la consecuencia de un trastorno generalizado. Como ejemplo de lo dicho se puede considerar que en el caso de un problema en la piel no suele bastar con dar una crema para eliminar los síntomas, es necesario en primer lugar una buena depuración del organismo para que no vuelva a manifestarse en ningún otro sitio y bajo ninguna otra forma.

Se tien en cuenta también la interconexión entre la mente y el cuerpo, que como ya sabemos es causa de numerosos conflictos y origen de prácticamente todos los desequilibrios.

Inevitablemente este enfoque nos lleva a recordar a Hipócrates y a su famoso adagio:

¡ NO EXISTEN ENFERMEDADES SINO ENFERMOS !.

Enlace permanente a este artículo: http://sanandose.com/naturopatia/