«

»

Imprimir esta Entrada

Propiedades medicinales del ozono

Campos de aplicación de la Ozonoterapia

Los efectos biológicos del ozono le confieren unas propiedades terapéuticas y biológicas que posibilitan la aplicación de la Ozonoterapia en un amplio campo de especialidades tales como el de la mejora medioambiental a través de la potabilización de aguas, la alimentación (se emplea en la desinfección de frutas y verduras) y la Medicina, donde ha adquirido relevancia debido a su eficacia en enfermedades asociadas al déficit de las defensas antioxidantes. En esta última especialidad se aplica en inmunodeficiencias, en aquellos casos que existe un deficiente aporte de oxígeno en los tejidos, enfermedades degenerativas e infecciones microbianas.

Sus efectos son aplicables en las siguientes enfermedades:

  • Insuficiencia circulatoria periférica.
  • Pie diabético.
  • Úlceras de los miembros inferiores.
  • Enfermedades vasculares degenerativas (aterosclerosis obliterante), linfangitis, microvarices.
  • Cardiopatía isquémica.
  • Estenosis cardiaca.
  • Angina de pecho.
  • Síndrome de hipertensión venosa.
  • Úlceras herpéticas.
  • Virosis cutánea.
  • Quemaduras y cicatrización de heridas.
  • Hepatitis C aguda (por el aumento de la producción de citoquinas).
  • Cirrosis hepática.
  • Demencia senil, Alzheimer.
  • Infecciones genito-urinarias.
  • Mastodinea.
  • Procesos inflamatorios y abscesos de mama.
  • Complicaciones sépticas obstétricas y puerperales (infecciones postoperatorias en cesárea).
  • Traumatismos obstétricos (desgarro del cérvix uterino y del perineo).
  • Insuficiencia placentaria crónica e hipoxia fetal.
  • Coadyuvante de terapias oncológicas, hepatitis C crónica, tumores y, experimentalmente, en algunos casos de SIDA, complicaciones yatrogénicas en la mucosa gastrointestinal por citofilácticos.
  • Migraña, cefaleas, alteraciones sensoriales asociadas a la migraña.
  • Glaucoma de ángulo abierto.
  • Neuropatía óptica.
  • Retinosis pigmentaria.
  • Degeneración macular senil.
  • Amigdalitis crónica.
  • Faringitis infecciosa.
  • Síndrome vestibulococlear periférico.
  • Hernia discal.
  • Artritis reumatoidea.
  • Osteoartrosis.
  • Tratamiento local de procesos sépticos (osteomielitis). inflamaciones pélvicas, complicaciones sépticas postoperatorias en fracturas de tibia, osteocondrosis vertebral.
  • Complicaciones sépticas postnatales.
  • Isquemia y reperfusión renal.

En los estudios realizados, en diferentes grupos de control de modelos experimentales humanos, de las patologías anteriormente descritas, se han obtenido unos resultados satisfactorios con una media de recuperación superior al 75% de los enfermos, siendo de gran interés el poder considerar a la Ozonoterapia como un tratamiento de Medicina Natural efectivo y coadyuvante a los diferentes tratamientos de Medicina Convencional (Alopática).

Vías de aplicación

Dada la diversidad de patologías en las que se utiliza la Ozonoterapia, la vía de aplicación dependerá del sistema que estemos tratando.

Vía rectal:

Aplicación rectal local:

Mediante la introducción de una sonda fina a través del ano. Se insufla una dosis aproximada de 42 a 55 mg de ozono/l de oxígeno durante 20 minutos, en 5 ó 10 sesiones consecutivas, en función del tratamiento a realizar y del protocolo individualizado para cada paciente. El ozono actúa directamente sobre las células de la mucosa colorectal en casos de enfermedades de origen intestinal.

Aplicación rectal sistémica:

Siguiendo el procedimiento anterior, la insuflación de ozono/oxígeno se realiza sobre los plexos hemorroidales que desembocan en el sistema porta y de aquí, alcanza a distribuirse a otros órganos como el hígado, páncreas, o vesícula biliar.

Esta técnica se aplicará entre otras, en casos de: recuento viral de seropositivos, tumores, cáncer, y casos de hepatitis C aguda o crónica.

Vía local:

Aplicación por bolsa:

Mediante la aplicación de una campana de vidrio o una bolsa de plástico que rodeará la zona a tratar. Se insufla en el interior de la bolsa una ráfaga constante de la mezcla de ozono/oxígeno en una concentración de 40 ó 42 mg de ozono/l de oxígeno en periodos cortos de 10 a 15 minutos, tres veces por semana dependiendo del tratamiento.

El ozono actuará como un agente germicida local, creando un medio aerobio para virus y bacterias que son incapaces de sobrevivir en atmósferas con una elevada concentración de oxígeno. Este método es utilizado principalmente en patología vascular (gangrena instaurada, ulceraciones, cicatrización y desinfección de heridas, infecciones polimicrobianas de pacientes diabéticos, etc).

Vía sistémica:

Aplicación por inyectado subcutáneo, intraarticular o intramuscular: El procedimiento consiste en inyectar a modo de infiltración pequeñas concentraciones de la mezcla ozono/oxígeno a una concentración superior a 20 mg de ozono/ l de oxígeno directamente en la zona a tratar, durante 10 sesiones. Este método se utiliza principalmente en patología osteoarticular (hernia discal).

Artículo cedido por Mª José F. Cervera y Benjamín Peris

*En Sanándose Naturalmente no realizamos tratamientos médicos con ozono.

Comentarios en Facebook

Sobre el Autor

César Medrano

César Medrano lleva en el mundo de las medicinas alternativas desde el año 1992. Puedes ver su currículum en: http://sanandose.com/quien

Enlace permanente a este artículo: http://sanandose.com/propiedades-medicinales-del-ozono/

¡Ayúdanos a llegar a más gente!

¡Si te gusta nuestra web, ayúdanos y haz click en los botones de abajo!

Cerrar