«

»

Imprimir esta Entrada

Recuperador electrónico INDIBA

Artículo publicado en la revista Discovery Salud de Noviembre de 2000.

¡Confirmado científicamente! El Recuperador Electrónico Indiba detiene el cáncer

CUANDO EN SEPTIEMBRE DEL AÑO PASADO DIMOS A CONOCER LAS IMPRESIONANTES CAPACIDADES CURATIVAS DE UN INVENTO ESPAÑOL- EL EQUIPO DE HIPERTERMIA DE INDIBA, BASADO EN LA REGENERACIÓN CELULAR MEDIANTE LA ELEVACIÓN DE LA TEMPERATURA INTERIOR DEL ORGANISMO? POCA GENTE, ESPECIALMENTE ENTRE LA CLASE MÉDICA, DIO CRÉDITO A NUESTRAS ASEVERACIONES. PUES BIEN, HOY PODEMOS AFIRMAR QUE TANTO CLÍNICAMENTE COMO EN LABORATORIO HA QUEDADO DEMOSTRADO QUE ESE APARATO DETIENE EL AVANCE DEL CÁNCER. Y QUE, EN LOS CASOS DE MELANOMAS- CÁNCER DE PIEL- ÉSTE LLEGA A CURARSE TOTALMENTE.

El Recuperador Electrónico de Indiba es un aparato que transforma una energía fría de alta frecuencia relativa (0,5 “Mhz.”) en temperatura interna. Es decir, un aparato que al aumentar la temperatura interior del cuerpo y transmitirle una corriente eléctrica do bajo voltaje, permite resolver diversas y variadas dolencias. Dotado de dos métodos de aplicación hipertérmicos -el capacitivo y el resistivo- se trata de un equipo que funciona -en el primer caso- de manera similar a un condensador eléctrico y que está constituido por la interposición de una capa dieléctrica entre dos capas metálicas que sirven de almacenaje y dos electrodos que se aplican sobre el cuerpo. uno aislado móvil (TEC) y otro fijo y de acero inoxidable (TER). Ambos tienen esa propiedad de transformar energía fría en temperatura similar a la del propio organismo.

Ahora bien, no confundamos calor con temperatura. El cerebro humano, por ejemplo, se lesiona de gravedad si llega a más de 42 grados por lo que aplicar fuentes de calor externas es muy arriesgado. Sin embargo, la temperatura es una medición do los grados de calor y la ventaja del sistema del que hablamos es que, al aplicarse el tipo de corriente que use y al ser el tejido del cuerpo semiconductor, se establece una resistencia que provoca una caída de voltaje y su posterior disipación, es decir, transforma esa energía fría de alta frecuencia relativa en un aumento de temperatura que no quema y va del interior del cuerpo hacia el exterior. ¿Qué sucede en cambio con otros aparatos cuando las frecuencias son muy elevadas? Pues que en lugar do una caída do voltaje se produce un movimiento molecular que puede ser contraproducente.

El inventor del aparato, el ingeniero catalán José Calbet, lo explicaba así en nuestro anterior artículo: “Si usted va a la playa, toma un baño de agua muy caliente o recibe durante algún tiempo el impacto de rayos infrarrojos u onda corta se producirá un sobrecalentamiento del tejido, lo que en todos los casos ocasionará ?en mayor o menor medida? pérdida de elasticidad y flacidez del tejido. Pues bien, tras una sesión con nuestro aparato lo que se constata es lo contrario: una progresiva reafirmación del tejido”. ¿Y cómo actúa el aparato? El propio Calbet lo explica:

Hoy se acepta que gas causas por gas que se desencadena una enfermedad son variadas pero lo cierto es que cuando algo no anda bien el cuerpo emite señales de alarma. Bien, pues el organismo time un campo de actuación determinado y cuando se desajusta o le falta estimulación y no es capaz de repolarizarse por sí mismo, empieza a fallar o lesionarse. Es entonces cuando aparece la enfermedad y el “chivato” -en forma de dolor- se “enciende.

Pongamos como ejemplo el caso de los catabolitos tóxicos y en particular de los radicales libres, considerados responsables del envejecimiento y debilitamiento de gas defensas naturales. Sería muy largo explicar ahora con toda precisión lo que son pero digamos, de forma abreviada, que se trata de un sistema de iones compuestos que desequilibra progresivamente todo el conjunto molecular del tejido, lo que perjudica el metabolismo y el sistema nutritional linfático.

Al tratarse de una alteración celular que afecta a todo el sistema interno será necesario activar la vitalidad tisular del tejido para asegurar la presencia de una población celular joven que intervenga en el proceso de proliferación mitótico y sea capaz de detener esa desordenada replicación. Pues bien, el aparato, al intensificar esa actividad celular, actúa a modo de vasodilatador y al incrementar la circulación sanguínea y linfática estimula y oxigena la respiración endocelular, lo que contribuye a la expulsión de los radicales libres.

Lo que hace, en suma, es actuar desde dentro potenciando el sistema eléctrico interno y activar gas células oxigenándolas para darlas así más fuerza al luchar contra la agresión. De esa forma no sólo disminuye el dolor causado por la dolencia sino la propia enfermedad. Porque no podemos combatir la disfunción desde fuera sino que tenemos que hacerlo también desde dentro; y eso es lo que hace de este aparato un instrumento valiosísimo ya que se trata de un sistema bien tolerado y no agresivo para el organismo.

Supongo que a estas alturas el lector se estará preguntando si hay estudios científicos que demuestren todo esto. Y hemos de decide que sí. Veamos algunos de ellos.

EFICACIA CONSTATADA EN LOS PROBLEMAS DE VASCULARIZACIÓN

Una de las aplicaciones de mayor interés de tan singular aparato se encuentra en los problemas de vascularización. En la clínica renal de Barcelona que dirige el Dr. Emilio Rotellar se llevó a cabo un protocolo cuyos resultados se presentaron primero en un congreso internacional en Siena (Italia) y luego en otro nacional, y que serían más tarde publicados en la revista de la Asociación Española de Diálisis (vol. XIX, 1999). El equipo que desarrolló la investigación utilizó el Recuperador Electrónico en 7 pacientes diabéticos tratados con hemodiálisis que tenían lesiones vasculares de evolución tórpida (muy negativa) a los que se dio con el aparato 2 sesiones semanales de 10 minutos de transferencia resistiva y 10 de capacitiva sobre la zona afectada durante periodos de tiempo variables. Las lesiones no fueron tapadas con apósito alguno ni tratadas paralelamente con ninguna otra terapia.

Pues bien, los pacientes ya notaron desde la primera semana que les dolía menos, impresión que se confirmaría al mes al comprobar que la curación era total. Resultado más que notable porque, como indicaría en su estudio el equipo del Dr. Rotellar, se trataba de pacientes con lesiones vasculares en extremidades superiores a inferiores de evolución n tórpida que provocan dolor que en ocasiones se agrava durante la sesión de hemodiálisis y pueden llevar a amputaciones progresivas.

Esta patología vascular periférica -añaden- se trata generalmente con prostaglandinas por su acción n vasodilatadora y antiagregante n fin de delimitar la lesión y favorecer la cicatrización antes de amputar pero son rápidamente inactivadas a su paso por el pulmón y sus resultados no son concluyentes”.

 Sin embargo, con el Recuperador Electrónico se logró “un aumento notable de la circulación sanguínea linfática con mejora de los aportes nutricionales y oxigenativos a causa del aumento de la temperatura interna observándose una evolución favorable de las lesiones, llegando a la curación total”.

Para el Dr. Rotellar no cabe duda alguna:

“Puedo afirmar que el Recuperador Electrónico es un arma eficaz para curar lesiones vasculares. Es más, gracias a él se puede evitar una tórpida evolución de las lesiones que pueden desembocar en amputación. Se trata de un método con una excelente tolerancia ya que el paciente no experimenta nunca la temida sensación de ser tratado con una corriente eléctrica. Y además carece de efectos secundarios.”

CURACIÓN DEL CÁNCER DE PIEL

Ya hemos comentado que el Recuperador Electrónico es eficaz en los melanomas malignos y ulcerados El prestigioso Dr. José Ramón Guix Melcior -miembro de la Real Academia de Medicina y director del departamento de Radioterapia y Medicina Nuclear de la Clínica Delfos de Barcelona- llegó a afirmar to siguiente:

“Se trata de una técnica que puede ofrecer una oportunidad única para la destrucción selectiva de las células radiorresistentes en los tumores sólidos”. Afirmación a la que llegaría mediante la constatación clínica. Algo para lo que basta observar las imágenes que acompañan este texto. Porque en ellas podemos comprobar hasta qué punto es a veces cierto que una imagen vale más que mil palabras. Observe el lector las fotografías de los melanomas. En ellas puede apreciar ?a la izquierda? el aspecto después de ser tratado solo con radioterapia y ?derecha? tras aplicar además el Recuperador Electrónico. Como es fácil observar, en el primer caso to único que pudo conseguirse con la radioterapia sola es quemar la parte periférica de los melanomas; sin embargo, con la radioterapia más la aplicación del aparato se consiguieron resultados óptimos, como reflejan las imágenes.

LA HIPERTERMIA Y LOS TUMORES INTRACRANEALES

Pero no terminan aquí las aplicaciones del Recuperador Electrónico en los casos de cáncer. Porque fue el doctor Adolfo Ley Valle, jefe del Servicio de Neurocirugía del Hospital Universitario Germans Trias i Pujol de Badalona (Barcelona), el primero en aplicar el método Indiba de hipertermia en los tumores intracraneales… ¡en 1988! Un trabajo pionero del que le pedimos que nos hablara. -¿Cómo se animó a utilizar un aparato de hipertermia en el cerebro? ¿No le asustaba, al menos en aquellos momentos, la posibilidad de que el aumento de temperatura afectara negativamente al cerebro de sus pacientes? -No, porque primero realizamos un estudio de termometría preoperatoria a nivel cerebral y tumoral durante la aplicación del aparato. Y en él se demostró la inocuidad total sobre el tejido cerebral sano por su capacidad de disipación térmica debida a la vasodilatación producida. Eso sí, a nivel tumoral el incremento térmico es algo mayor y se mantiene más tiempo por falta de autorregulación de los vasos neoformados.

 -Y una vez constatado este hecho, ¿comprobaron los efectos del aparato sobre los tumores intracraneales?

-Obviamente. Y he de decir que aparte de los efectos beneficiosos de la hipertermia en el tratamiento del dolor  y otros procesos inflamatorios, nuestras conclusiones más importantes hasta el momento son que frena temporalmente -e, incluso, reduce parcialmente -el crecimiento tumoral y se controla mejor  la hipertensión intracraneal al disminuir el edema (inflamación) cerebral perilesional.

Este efecto antiedematoso y el de la vasodilatación a nivel cerebral ha llevado a terminar un protocolo para estudiar el efecto del recuperador electrónico en los procesos isquémicos cerebrales (falta de sangre) y en algunos casos de traumatismo craneocerebral grave.

Está en fase inicial, asimismo, el estudio del “efecto atérmico” del método, especialmente sobre los radicales libres, con la hipótesis de una posible reposición de electrones en los átomos alterados.

-¿Y tienen algún otro estudio mas preparado?

– Sí, actualmente se halla en fase avanzada  un ensayo clínico conjunto con los servicios de oncología médica y radioterapia del hospital universitario Germans Trias i Pujol en el tratamiento de gliomas anaplásticos  y de alta malignidad .

-Publicamos los resultados con el aparato en gliomas malignos en la revista Neurocirugía (1992) y en Doyma (1995). Asimismo, los hemos presentado en la Sociedad Española de Neurocirugía y el el congreso de Neuro-oncología así como en dos congresos internacionales recientes: el congreso Latino-americano de Neurocirugía, en Santiago de Chile (1998) y el de Fortaleza, en Brasil (2000).

 CONFIRMADO: DETIENE EL CÁNCER

Por si al lector le quedara alguna duda, hemos de añadir que mientras preparábamos la documentación para este texto nos llegaba la confirmación que esperábamos y que hace ya un año nos confiara ?con el ruego de tratar la información con discreción hasta que hubiera resultados constatados? el propio José Calbet, creador del recuperador Electrónico.

-Jose Antonio: Lo han confirmado oficialmente. El aparato detiene la proliferación celular. Paraliza el desarrollo de los tumores cancerígenos. Y, además, se constata su inocuidad. -Quisiera entrevistar al responsable de la investigación. ¿Puedes ayudarme?

-Sí. Déjame llamarle para pedirle el favor y te aviso.

Cumplió su palabra. Y el pasado día 4 de Octubre, Alejandro Úbeda, investigador del Servicio de Bioelectromagnética e Investigación del Hospital Ramón y Cajal de Madrid, nos recibía amablemente en su despacho.

 -Antes de que hablemos sobre los resultados de la investigación que ha hecho usted sobre el Recuperador Electrónico de Indiba me gustaría saber si puede considerarse un informe oficial.

-Verá, la Dirección General de Productos Sanitarios -dependiente del Ministerio de Sanidad y Consumo- exige actualmente, entre otras pruebas, una evaluación que garantice la ausencia de efectos secundarios nocivos antes de que se apliquen terapias basadas en nuevas tecnologías. Y como quiera que en los resultados previos con el Recuperador Electrónico se apreciaron indicios de que algunos de sus efectos pudieran no ser de origen exclusivamente térmico se comisionó a este servicio pare que llevase a cabo diversas pruebas.

-¿Con qué fin exactamente?

-Con el de comprobar que la terapia con el TECR de Indiba (el Recuperador Electrónico) no tiene efectos yatrogénicos indeseables y constatar si además de sus propiedades debidas a la hipertermia tiene otras propiedades curativas que no se deban al aumento de temperatura.

-¿Posibles efectos yatrogénicos? ¿Como cuáles?

-Había que asegurarse, por ejemplo, de que si se aplica el aparato a alguien que padece un tumor cancerígeno sin saberlo, éste no va a activarse y a crecer más rápidamente. Asimismo, había que asegurarse de que el aparato no afecta negativamente a las células sanas. Tenga en cuenta que existe evidencia experimental y epidemiológica de que la exposición a campos eléctricos y magnéticos de frecuencias relativamente bajas (ELF-RF) pueden afectar a los procesos de progresión tumoral.

-¿Y han terminado ya las pruebas?

-Primero nos hemos centrado en averiguar los efectos del aparato en células cancerosas humanas para, en una segunda fase, verlo sobre las sanas. –

¿Y ..?

-Bueno, primero quiero dejar claro que hemos estudiado los efectos atérmicos del Recuperador Electrónico. Es decir, no los efectos que provoca el aumento de la temperatura sino la corriente eléctrica que transmite el aparato al cuerpo. Para lo cual hemos empleado dos tipos celulares de líneas humanas de origen canceroso y altamente sensibles a agentes químicos y físicos. La primera, de tejido nervioso: un neuroblastoma; la segunda, de tejidos periféricos: un hepatocarcinoma. Las células fueron expuestas -en condiciones ciegas para tratamiento- a corrientes del tipo empleado por el Recuperador Electrónico. Las densidades de las corrientes empleadas cubrían un amplio rango, desde niveles atérmicos a térmicos (hipertermia 0,2 – 1,0 oC). Y los resultados se compararon con grupos de células de control, exactamente iguales a las otras… sólo que no fueron expuestas a las corrientes. Por último, se analizaron diversos parámetros implicados en el proceso canceroso: la viabilidad celular, el crecimiento celular y la diferenciación celular.

-Bien, ¿y cuáles fueron los resultados?

-Primero, que los dos tipos de células cancerosas respondieron a las corrientes atérmicas. El efecto observado fue de tipo citostático (reducción del crecimiento celular) o citotóxico (incremento de la muerte celular), dependiendo de la línea empleada.

-¿Está diciéndome que la corriente eléctrica emitida por el Recuperador Electrónico detiene la proliferación de las células cancerosas y a veces, incluso, acaba con ellas?

-Exacto.

-Siga, por favor.

-En segundo lugar, no se observaron efectos sobre la diferenciación celular. Además, los resultados de estudios inmunohistoquímicos adicionales indican que los efectos observados sobre la viabilidad y proliferación celular se deben a alteraciones en determinadas fases de la mitosis que evolucionan hacia un bloqueo de la misma y, posteriormente, hacia la muerte celular.

-Luego si pudiésemos extrapolar estos resultados a las condiciones de tratamiento, no habría efectos negativos a la hora de aplicar el aparato en pacientes con cáncer sino todo lo contrario…

-Eso es, si pudiésemos estrapolar.

-¿Y los resultados con las células sanas? ¿Los tienen ya?

-Tendremos los datos definitivos en escasas semanas. Pero puedo adelantarle que los resultados preliminares de un estudio equivalente realizado con células humanas normales obtenidas de donantes voluntarios no han mostrado indicios de citotoxicidad a causa del aparato.

-Es decir, parece que se confirma la inocuidad del Recuperador Electrónico.

-Sí.

-No quisiera molestar con mi pregunta pero supongo que han comprobado ustedes que los resultados no pueden estar equivocados por algún defecto…

-Lo hemos hecho. Y se ha descartado la posibilidad de que los efectos obtenidos se deban a “artefactos” como efectos térmicos focalizados, efectos electrolíticos, alteraciones en el pH del medio o toxicidad por presencia de iones metálicos que pudieran liberarse al medio a causa de una eventual corrosión de los electrodos.

-Pues me parece una excelente noticia

-Lo es. Pero creo que el estudio debería ampliarse para identificar mejor los mecanismos implicados en la respuesta celular a las corrientes aplicadas con el Recuperador Electrónico. Ello podría conducir a una optimización de los tratamientos ya existentes y a una potencial extensión de las aplicaciones de esta terapia.

-En todo caso, esto lo que demuestra es que se trata de la corriente eléctrica que genera el aparato la que tiene efectos tan positivos. ¿Y la hipertermia?

-Como podrá suponer, no podemos aplicar la hipertermia a grupos de células. Las “freiríamos”. Por tanto, nosotros no podemos confirmar si al efecto atérmico positivo de la corriente eléctrica se debe en justicia agregar el efecto positivo de la hipertermia. Es posible y tiene su lógica pero corresponde a otros ámbitos corroborarlo.

Las múltiples aplicaciones del Recuperador Electrónico.

El equipo de hipertermia de Indiba se utiliza actualmente con notable éxito en numerosas patologías. Veamos algunas:

  • En artrosis, artritis, arteriosclerosis y esclerosis los resultados obtenidos son Buenos a partir de la quinta se Las múltiples aplicaciones del Recuperador Electrónico.

  • Se ha empleado con éxito en algunos casos de disnea, sarcoidosis, hernia de hiato, hepatitis postransfusional, artralgias mecánicas, osteoporosis y artritis psoriásica.

  • Mejora el estado del paciente en los casos de insuficiencia renal.

  • El adenoma de próstata requiere en la mayoría de los casos una intervención quirúrgica pero con el aparato se puede obviar o alargar en el tiempo la necesidad de una operación. Los resultados obtenidos hasta el momento han sido altamente satisfactorios.

  • Actúa positivamente en casos de reuma y de enfermedades pulmonares y renales.

  • En cuanto a la oftalmología, se han obtenido Buenos resultados en afecciones de miopías degenerativas, glaucoma, retinopatía diabética e, incluso, retinosis pigmentaria.

  • Es excelente en la prevención de las enfermedades provocadas por el estrés, la fatiga y las migrañas al reducir la presión intercraneal y favorecer el riego sanguíneo evitando posteriores complicaciones.

  • Acaba de demostrarse su efectividad en la curación de melanomas y en sión, teniendo que prolongarse el tratamiento hasta las 40?50 en los casos de arteriosclerosis.

  • Ayuda en la cicatrización de heridas recientes. o Es de probada eficacia en desgarros musculares, disfonías, dolores lumbares y reumáticos, cervicalgias, dorsalgias, edemas, entumecimientos, esguinces, hemorroides y hematomas a inflamaciones en pacientes que han sufrido fuertes traumatismos. En todos los casos la mejoría es considerable a las pocas sesiones. la paralización del desarrollo de tumores cancerígenos.

  • Hay que añadir, por otra parte, que también en casos de acné, herpes y psoriasis su aplicación ha sido positiva.

  • Falta decir, por último, que está constatada su inocuidad.

Ensayos clínicos de la aplicación del INDIBA en oftalmología

Comentarios en Facebook

Sobre el Autor

César Medrano

César Medrano lleva en el mundo de las medicinas alternativas desde el año 1992. Puedes ver su currículum en: http://sanandose.com/quien

Enlace permanente a este artículo: http://sanandose.com/recuperador-electronico-indiba/

¡Ayúdanos a llegar a más gente!

¡Si te gusta nuestra web, ayúdanos y haz click en los botones de abajo!

Cerrar