«

»

Imprimir esta Entrada

Rosas de Percival

Las Rosas Áureas ó Rosas de Percival ®

percibal_2
percibal_1

La Rosa, desde siempre, ha sido muy apreciada tanto por razones de estética o aroma como por su rica valoración simbólica. Bajo esta valoración la rosa es considerada desde símbolo de búsqueda, pureza o iniciación, hasta portadora alquímica de nobles y desusadas cualidades.

Seguramente, el significado simbólico más profundo de la rosa es el de custodia y crisol de una resonancia que habrá de acontecer en el pecho del hombre y hacer del corazón su santuario, y de la sangre, la depositaria y traductora de la Memoria Perdida. Cuentan antiguas leyendas que: “La llave para que la “rosa que duerme en el pecho” florezca, es el timo y cuando éste vierte su “nueva fragancia” a la sangre, ésta se vuelve “regia” y “cambia de color”; y es entonces cuando ella recibe la luz directa del “ojo sano” (epífisis) y puede transmutar el “mestizaje celular” y fusionar las siete áreas cerebrales (Menorah)”. Las Rosas de Percival son el fruto de la aplicación de antiguos conocimientos de transmutación y extracción energética circunscritas, en este caso, a las esencias florales de rosas. Estos conocimientos pertenecen a una tradición milenaria según la cual solo hay una enfermedad: la disociación entre alma y personalidad.

Las Rosas de Percival son 11 esencias florales, 9 principales y 2 complementarias. Su trabajo fundamental sí bien puede considerarse terapéutico-floral, va mas allá de la terapéutica energética convencional, ligada a aspectos biológicos, emocionales y mentales; ya que la función primordial de las Rosas de Percival es estimular y unir -desde la propia capacidad del individuo- resonancias dormidas o ausentes que impiden la percepción real, sostienen la disociación entre mundo interno y mundo externo y acarrean la incertidumbre y la tendencia endémica al desequilibrio.

El ser humano tiene tres centros energéticos o “centros alquímicos”, esto es, transmutadores de energía “densa” a “sutil”. Tales centros están alterados respecto a su orden energético, lo que conlleva de un lado, amnesia, incertidumbre e incapacidad de trascender la “conciencia biológica” y de otro lado, menor capacidad de regeneración bioenergética.

Estos tres centros son:

1. Plexo Lumbo-Sacro (conciencia Biológica). Controlado por el área lumbo-sacra y relacionado con las tres capas embrionarias.

2. Plexo Cardiaco (conciencia Emocional). Controlado por el área cardiaca y relacionado con los fluidos linfático y sanguíneo.

3. Plexo Frontal (conciencia Mental). Controlado por 7 áreas de resonancia cerebral y relacionado con el sistema nervioso.

Las Rosas operan sobre las alteraciones de relación energética de estos tres centros.

Las nueve primeras Rosas están divididas en tres grupos y trabajan la asociación de los tres plexos en tres niveles: Lumínico-eléctrico, Electromagnético y Magnético. Dichos niveles son relativos a tres “mundos” o jerarquizaciones energéticas que se cumplen en toda realidad macro o micro cósmica. A cada una de la Rosas de un mismo grupo le corresponde una cualidad energética diferenciada: Activa/creadora, Neutra/vehiculizadora y Pasiva/receptora. Las dos últimas son complementarias y de apoyo.

El primer grupo (Rosas 1, 2, 3): Pertenece al nivel lumínico-eléctrico y ayuda a incorporar-desarrollar frecuencias inexistentes en el sistema. Estas rosas desinstalan resonancias relacionadas con El Miedo tanto “primordial”, como concreto y abstracto que dificulta La Esencialidad de la conciencia y el acceso otro orden mental. Alinean las frecuencias de las áreas cerebrales.

El segundo grupo (Rosas 4, 5, 6), pertenece al nivel electromagnético y ayuda a desinstalar informaciones de “pasado”, especialmente en tres aspectos: la culpa, el resentimiento y el dolor.

Estas rosas liberan la información de atracción del Sufrimiento y ayudan a reducir el exceso de “Existencialidad” de la conciencia y el intelecto lineal. Alinean las frecuencias bioenergéticas.

El tercer grupo (Rosas 7, 8, 9), pertenece al nivel magnético y equilibra las frecuencias del nivel emocional. Estas Rosas desinstalan informaciones de “Confrontación” entre “mundo interno” y “mundo externo”.

Alinean frecuencias glandulares.

Las rosas mejoran la capacidad de asunción de los “Defectos Psicológicos” o defectos de apreciación, aumentando esto su eficacia.

El trabajo de las Rosas Áureas es de orden energético y vibracional, sin implicación biológica alguna y no substituyen a las terapias convencionales.

Las Rosas Áureas y su orientación aplicativa, son las que se detallan a continuación:

El primer grupo de rosas se relaciona con la falta de “Esencialidad”. Incorporan y estimulan informaciones de las que se carece. Liberan la información de Miedo. Desarrollan la percepción e incorporan la capacidad de “Ver”. Pueden asociarse estas rosas para el equilibrio emocional en tratamientos convencionales de problemas psíquicos y nerviosos.

Nº 1 – Rosa de Castilla o de los Arquetipos.
Nombre Botánico: Rosa gallica
Nivel Lumínico/Eléctrico – Energía Activa.
Palabra clave: Sabiduría.

Incidencia Psicoemocional: De utilidad en miedos de origen conocido y en patrones de inseguridad y baja estima.
Incidencia Bioenergética: Libera la resonancia celular de miedos primordiales (inconscientes) tales como: Miedo del no ser, miedo a la “mancha”, miedo a la “no-pertenencia”. Cohesiona frecuencias de Cuerpo Calloso, Cerebro Frontal y Epífisis; lo que conlleva mayor apreciación de sí, mayor seguridad y sentido de lo vocacional. De ayuda en desequilibrios emocionales que se cursen con ausencia. Apreciación del Nombre (apreciación de sí como una conciencia única e irrepetible).

Nº 2 – Rosa de Virginia o de la Luz.
Nombre Botánico: Rosa virginiana
Nivel Lumínico/Eléctrico – Energía Pasiva.
Palabra clave: Templanza.

Incidencia Psicoemocional: Para los miedos a lo desconocido, a los presagios, a la muerte. Útil asociarla en desequilibrios emocionales relacionados con fobias.
Incidencia Bioenergética: Libera la resonancia celular de miedos primordiales (inconscientes) tales como: Miedo a la vida, miedo a la desgracia. Cohesiona frecuencias de Bulbo e Hipotálamo; lo que conlleva mayor sosiego frente a lo desconocido.
De ayuda en desequilibrios emocionales asociados a la motricidad.
Apreciación del Tiempo (apreciación de sí como una memoria inextinguible).

Nº 3.- Rosa Trepadora o de los Mundos.
Nombre Botánico: Rosa banksiae
Nivel Lumínico/Eléctrico – Energía Neutra.
Palabra clave: Sencillez

Incidencia Psicoemocional: Para el miedo a perder el control del cuerpo, de la vida y del destino.
En situaciones asociadas a pánico o terror.
Incidencia Bioenergética: Libera la resonancia celular de miedos primordiales (inconscientes) tales como: Miedo a la Divinidad, a lo “superior”, miedo al castigo, a lo irremediable. Cohesiona frecuencias de Hipófisis y Tálamo; lo que trae como consecuencia el reequilibrio de las polaridades de género y mayor sentido de lo esencial y lo prioritario.
De ayuda en desequilibrios emocionales asociados a problemas mentales y trastornos del sueño.
Apreciación de Orden (apreciación de pertenencia a la Unicidad).

El segundo grupo de rosas se relaciona con el exceso de “Existencialidad”. Eliminan información ancestral de la resonancia de los fluidos (liberación del pasado). Liberan de la atracción del Sufrimiento.

Desarrollan el discernimiento e incorporan la capacidad de “Saber”. Pueden asociarse estas rosas para el equilibrio emocional en tratamientos convencionales de problemas crónicos y degenerativos.

Nº 4.- Rosa Mosqueta o de la Inocencia.
Nombre Botánico: Rosa eglanteria
Nivel Sensorial/Electromagnético – Energía Activa.
Palabra clave: Aceptación.
Incidencia Psicoemocional: Para el sentimiento de culpa como condicionante.
En sentimientos de irremediabilidad y desolación asociados a la culpa. Asunción del error y el fracaso como forma de aprendizaje. Para el sentido de impureza.
Incidencia Bioenergética: Neutraliza a nivel celular la carga psicogenética asociada a la culpa.
Equilibra frecuencias glandulares.
De ayuda en desequilibrios emocionales asociados a cronicidades inmunes.
Libera de psiquismos que atraen la Culpa al aprendizaje.

 

Nº 5.- Rosa Espinosa o de la Compasión.
Nombre Botánico: Rosa pimpinellifolia
Nivel Sensorial/Electromagnético – Energía Pasiva.
Palabra clave: Generosidad.
Incidencia Psicoemocional: Para la insensibilidad y la amoralidad frente al entorno.
En sentimientos negativos y duros, como el rencor, el desprecio y el odio.
Incidencia Bioenergética: Neutraliza la información psíquico-celular de resentimiento, crueldad y destrucción.
De ayuda en desequilibrios emocionales asociados a cronicidades circulatorias y digestivas.
Libera de psiquismos que atraen la Desesperanza y la Insensibilidad (alejamiento esencial).

Nº 6.- Escaramujo o Rosa de la Alegría.
Nombre Botánico: Rosa canina
Nivel Sensorial/Electromagnético – Energía Neutra.
Palabra clave: Impecabilidad.
Incidencia Psicoemocional: Ayuda a dejar atrás las consecuencias de acontecimientos traumáticos y de sufrimiento. Para la desesperanza y la tristeza. Cuando la vida no tiene mucho sentido.
Útil en estados de devastación interna.
Incidencia Bioenergética: Desinstalación de información psíquico-celular de dolor y sufrimiento.
De ayuda en desequilibrios emocionales asociados a cronicidades respiratorias y renales.
Libera de psiquismos que atraen el Dolor al aprendizaje.

El tercer grupo de rosas está relacionado con la vivificación del “Aquí y el Ahora” y el florecimiento esencial del sentimiento. Liberan del dialogo interno asociado a la mortificación y falta de sentido de la vida.

Equilibran frecuencias asociadas al nódulo de Aschoff Tawara.
Desarrollan la apreciación e incorporan la capacidad de “Sentir” (gozo).
Pueden asociarse estas rosas para el equilibrio emocional en tratamientos convencionales de problemas funcionales o procesos agudos.

Nº 7.- Rosa de Alejandría o de la Promesa.
Nombre Botánico: Rosa damascena
Nivel Molecular/Magnético – Energía Activa.
Palabra clave: Paciencia
.
Incidencia Psicoemocional: Para estados de impaciencia, desasosiego y angustia tanto por causa conocida como desconocida. Ayuda en la comprensión del perdón.
Apreciación del gozo de Ser. Entendimiento del Agradecimiento.
Incidencia Bioenergética: Cohesiona frecuencias de Timo y Sacro (propósito superior de la sexualidad).
De ayuda en desequilibrios emocionales asociados a problemas eventuales del sistema digestivo.
Relaciona Sinceridad/Verdad. Claridad de la Vida.

Nº 8.- Rosa Rugosa o del Corazón.
Nombre Botánico: Rosa rugosa
Nivel Molecular/Magnético – Energía Pasiva.
Palabra clave: Humildad.
Incidencia Psicoemocional: Ayuda a salirse de los patrones de coerción y posesividad.
Para los celos y el exceso de dependencia afectiva. Ayuda a descubrir el lado “dador” del sentimiento. El Amor.
Despierta el sentido de la compasión.
Apreciación del gozo de Vivir. Entendimiento del Amor.
Incidencia Bioenergética: Cohesiona frecuencias de Timo y Tiroides (magnetismo de la palabra).
De ayuda en desequilibrios emocionales asociados a problemas eventuales cardiocirculatorios.
Relaciona Sencillez/Certeza (confianza). Significado de la Vida.

Nº 9.- Rosa de Mayo o de la Ofrenda.
Nombre Botánico: Rosa centifolia
Nivel Molecular/Magnético – Energía Neutra.
Palabra clave: Perseverancia.
Incidencia Psicoemocional: Para la tendencia a la huída, el escapismo y la duda. Para todo lo que sea estar o sentirse “atascado”. Ayuda a descubrir el “don” de fluir y despierta el sentido de lo providencial.
Apreciación del gozo de Servir. Entendimiento de la Alabanza.
Incidencia Bioenergética: Ayuda a desprogramar información de “identidades” ajenas y a neutralizar el psiquismo adquirido.
De ayuda en desequilibrios emocionales asociados a problemas eventuales de tipo endocrino.
Relaciona Ofrenda/Cumplimiento. Pasión por la Vida.

Complementarias:
Nº 10.- Rosa Alba o de la Voluntad
Nombre Botánico: Rosa alba rosea
Palabra clave: Atención.
Incrementa la capacidad de salir de la “conciencia biológica” y la desidentificación emocional. Suaviza las consecuencias psíquicas de grandes alejamientos esenciales (exceso de psiquismo y “pensamiento mundano”). De utilidad para suavizar los cambios energéticos y preparar el terreno para la utilización de las anteriores nueve ante un delicado estado emocional. Es muy útil en niños para conservar su información primordial.

Nº 11.- Rosa Adelaida de Orleans o de Justicia.
Nombre Botánico: Rosa sempervirens

Palabra clave: Entereza.
Para los estados de perturbación que conllevan los cambios y las transmutaciones bioenergéticas.
Incrementa el sentido de protección. Protege de la parasitación mental o la excesiva vulnerabilidad psicoemocional.
Es un remedio de rescate o urgencia en situaciones de crisis y ante grandes conflictos internos o de orden psicoemocional o espiritual.

Se recomienda administrar
las Rosas de dos formas distintas:

Unitaria: Utilización de una rosa, sola o asociada a otras esencias florales. Se pueden mezclar hasta tres Esencias Aureas (Flores del Alba, Damas Áureas y Rosas de Percival.) en una fórmula.

Trina: Utilización de tres rosas. Se pueden mezclar tres rosas, independientemente del grupo a que pertenezcan, siempre y cuando sean de diferente “fuerza-energía” -activa, neutra, pasiva-

Las trinidades de rosas cuentan como una sola esencia, por lo que puede mezclarse una trinidad con otras Esencias Áureas.

La dosificación media es de 3 gotas 3 veces al día, el tiempo que se estime oportuno.
Hay una variante de aplicación energética, sin utilización de gotas, a través de “filtros resonadores”, de los cuales, podrá obtener información a través de Esencias Florales del Mediterráneo®.

Aplicación:
Diluir 3 gotas del concentrado (en un frasco gotero de 30cc) sobre una solución de agua natural* y brandy al 75% y 25%, respectivamente (o misma proporción de agua y vinagre de manzana).
Agitar y usar de este preparado.

Observaciones:
Las Rosas de Percival tienen una aplicación similar al resto de sistemas florales incluidas las Flores de Bach y Nueva Generación a excepción de:
Se aplican o administran siempre en dilución del extracto y no puras
(para no variar la resonancia “Aurea”).

1. En mezclas con esencias convencionales, no cuentan en cuanto al número máximo a mezclar.

2. No precisan armonizadores o potenciadores

3. Tienen capacidad de “auto-recarga” (cualidad áurea). Viéndose así, menos afectadas por radiaciones comunes.

*agua de manantial o envasada de manantial.

Tomado de http://efmediterraneo.com

 

 

 

 

 

 

 

Comentarios en Facebook

Sobre el Autor

César Medrano

César Medrano lleva en el mundo de las medicinas alternativas desde el año 1992. Puedes ver su currículum en: http://sanandose.com/quien

Enlace permanente a este artículo: http://sanandose.com/rosas-de-percival/

Cerrar