«

»

Imprimir esta Entrada

Terapia Neural

Información tomada de www.biotecnoquimica.com

Terapia Neural

La Terapia Neural es el tratamiento sobre el Sistema Vegetativo o sistema de control Cibernético de todos los mecanismos de regulación. La terapia neural según Huneke es un sistema terapéutico, que ejerce su acción a través del Vegetativo con la aplicación de anestésicos locales bien sea inyectándolos en el terreno segmental de la enfermedad, en este caso Terapia Segmental, o bien desconectando el campo interferente causante de la enfermedad.

Según las investigaciones realizadas en la Universidad de Viena, por Pischinger y colaboradores, todas las funciones vitales como: metabolismo, circulación sanguínea, respiración celular, presupuesto energético, temperatura, equilibrio ácido base, etc., son reguladas por el ” El Sistema Ambiente – Celular ” o sistema vegetativo básico.
El sistema vegetativo Básico está constituido por el tejido conectivo laxo, con sus células de tejido conjuntivo, líquido extracelular, nervios y capilares. Este sistema se encuentra distribuido por todo el organismo, interconectando todas y cada una de sus partes en forma de una sinopsis ubicuitaria (PISCHINGER). Ni los terminales nerviosos vegetativo, ni los capilares sanguíneos, ni los vasos linfáticos hacen contacto con las células; por lo tanto, todas las señales de información llegan en última instancia al Sistema Vegetativo Básico. Es por ello que los mecanismo de control cibernéticos se ejercen no solo a través de los sistema Nerviosos Central y Nerviosos vegetativo Endocrino, sino que es necesario incluir también al ” Sistema Ambiente – Celular ” o Sistema Vegetativo Básico.

Este sistema es fácilmente afectado o interferido por noxas o alteraciones localizadas en cualquier parte del organismo, lo cual repercute patológicamente en los mecanismos de control y regulación.

Pischinger comprobó desviación en la composición de la sangre, en las temperatura y en el metabolismo del oxígeno, ocasionado por los campos de interferencia ubicados en las Sistema Vegetativo Básico.

La energía necesaria para la realización de las funciones de regulación y control que se llevan a cabo en dicho sistema, es suministrada por las células. Cada Célula constituye una pequeña batería con un potencial de 40 – 90 milivoltios. Cada vez que una célula recibe un estímulo, éste hace caer su potencial, es decir la célula se despolariza. Normalmente la célula se repolariza de inmediato, utilizando para ello la energía que ella misma produce con el metabolismo del oxigeno.

En una zona donde existe un campo interferente las células se encuentran despolarizadas y por tanto las funciones vegetativas se encuentran paralizadas al interrumpirse el suministro de energía.

Cada estímulo que sea capaz de introducir energía de alguna manera en el sistema Madre (Sistema Vegetativo Básico ) está en condiciones de poner en movimiento las funciones vegetativas que abarcan todo el organismo.

Solo si se parte de esta base pueden ser comprendido los efectos ubicuitarios del llamado “impulso o golpe en vegetativo”, no importando que la energía que se aplique sea Térmica, Eléctrica, Química, o Mecánica.

Los anestésicos locales poseen un alto potencial energético de 290 milivoltios. Por lo cual al ser aplicados en microdosis en el campo interferente, se repolariza la célula y se estabiliza el potencial de membrana y con ello se recupera la función vegetativa interferida.

Pischinger verificó que las desviaciones en la composición de la sangre debido a campos de interferencia, se normalizaban después de la aplicación neural terapéutica de la anestesia local en el campo interferente.

Huneke, el fundador de la Terapia Neural resumió su enseñanza en tres fases fundamentales:
1. Cada enfermedad crónica puede deberse a campos interferentes.
2. Cada lugar del cuerpo puede convertirse en campo interferente.
3. La inyección del Impletol en el campo de interferencia culpable, cura las enfermedades debido a éste, vía fenómeno en segundo ( o fenómeno Huneke) siempre y cuando que esto sea aún anatómicamente posible.

Reseña Histórica de la Terapia Neural

Los Hermanos Ferdinand y Walter Huneke, observaron tres veces en su vida algo esencialmente nuevo. Cosas que incluso antes que ellos habían sido posiblemente observadas también por otros médicos pero sin que detrás de ellas hubiesen vislumbrado algo especial. Esto vale principalmente para el fenómeno en segundos (Fenómeno HUNEKE ) descritas por Ferdinand.

¿Cuantos estomatólogos – antes que él – no habrían sido testigos, al hacer una exodoncia, de que una o varias enfermedades desaparecían en el acto mismo de la extracción y que pensaron?. El mismo LERICHE reportó 10 años antes que HUNEKE haber visto desaparecer dolores lejanos después de anestesiar una cicatriz. A esta observación no le dio mayor importancia, ni le sacó siquiera consecuencias terapéuticas.

La primera vez que captaron estos hermanos algo especial fue cuando en el año de 1.925 vieron desaparecer de súbito la jaqueca de su hermana, tan resistida hasta aquel entonces a cuanta terapia se conocía.

Un viejo colega le había aconsejado a Ferdinand, que hiciera un intento con el antirreumático atophanil. Durante el siguiente ataque se le coloco intravenoso y vio con estupefacción que la migraña desapareció ante sus ojos llevándose todas las manifestaciones adicionales, inclusive una severa depresión. El tormento entero se desaparecía en la nada. Era un hecho que aquí no se trataba de una simple supresión anestésica del dolor y mucho menos un efecto sugestivo. Todo indicaba que se hallaba ante una curación genuina. Junto con su hermano Walter pudo muy pronto descubrir la causa del asombroso efecto: Atophanil se fabricaba de dos maneras, para inyección intravenosa y para aplicaciones intramusculares indoloras con un poco de procaína. Ferdinand Huneke, no se dio cuenta que la ampolleta de uso intramuscular traía la advertencia prohibiendo la colocación intravenosa, pues se temía que la Procaína condujese a una parálisis cerebral mortal.

Y fue precisamente ella ( como lo comprobó Walter en inyecciones comparativas con el atophanil simple ) la responsable del éxito.
Esta equivocación demostró que la procaína, fuera de su empleo como de anestésico local, también podía ser usada como remedio curativo. Son muchos los médicos que hoy en día utilizan procaína con fines terapéuticos sin caer en cuenta, o sin querer aceptar, que se le deben a los hermanos HUNEKE este valioso aporte terapéutico.

La segunda vez vieron algo nuevo e independiente el uno del otro: Fue Walter quien se percató primero de que simples inyecciones intramusculares en el deltoides barrían a veces en forma instantánea con dolores de cabeza, mareos, sorderas, insomnios y epilepsias de Jackson.
Ferdinand le inyectó una vez a una paciente con fuerte cefaleas y muy malas venas un poco de procaína paravenosa y logró el mismo efecto que si hubiera inyectado en la vena. Esto se dijeron, no puede ser el resultado de una reabsorción procaínica en el vaso sanguíneo. La rapidez de las reacciones, también en inyecciones fuera de la vena, puso a ambos a pensar en procesos eléctricos que corrían de alguna manera por vías nervioso – vegetativas. En 1928, publicaron sus experiencias bajo el título “Desconocidas reacciones a distancia de los anestésicos locales”. Le adicionaron algo de cafeína a la procaína para hacerla más inofensiva. Este preparado resultó mejor en su tolerancia y de mayor efectividad. La firma Bayer, Leverkusen, lo sacó al mercado con el nombre de “Impletol”.

De 1925 a 1940, ejercieron los hermanos Huneke bajo la denominación de anestesia curativa lo que nosotros hoy en día llamamos Terapia Segmental. Esto significa que aplicaron el Impletol con buen éxito para tratar estados dolorosos y manifestaciones patológicas en el mismo sitio de la enfermedad.

Ellos intentaron en forma puramente sintomática balancear desde la superficie del cuerpo sobre las zonas reflejadas y los nervios de competencia Segmental disfunciones en el sinergismo del sistema vegetativo. Esto lo lograron con frecuencia por ejemplo en reuma, ciática, lumbago, inflamaciones articulares, sordera, eczema, angina de pecho, asma, otitis media, enfermedades del estomago, del hígado y de la vesícula y de muchas otras más. Para esta clase de tratamientos va la curaciones por vías o caminos que desde hace muchísimos años ha recorrido la medicina general con aplicaciones de calor o de frío, con masajes, con procedimientos de estímulos sobre la piel y con la misma acupuntura. Ahora nos ha comprobado el Impletol una y otra vez que es capaz de efectuar un impulso curativo de tan especial como intensa efectividad.

La tercera vez fue en el año 1940 vio Ferdinand Huneke algo tan revolucionario como nuevo, revolucionario puesto que ponía en duda todas las enfermedades: Una mujer vino con una bursitis de hombro derecho resistidas a todos los tratamientos. Basados en la concepción valida que un Foco dispersaba por vías sanguíneas bacterias y toxinas, causándole este doloroso padecimiento, se le sacaron la mayoría de los dientes y se les extirparon las amígdalas. Ahora se le quería incluso amputar la pierna izquierda, pues en ese lugar se suponía ahora la existencia del foco. La paciente había tenido allí, hacía 35 años una osteomielitis. Huneke la recibió a su consulta para tratarle la bursitis. Le inyecto impletol intravenoso al lado enfermo, colocó pápulas alrededor de la articulación del hombro, inyectó peri e intra – articular y llevó su aguja incluso hasta el ganglio estrellado. Todo esto, en casos similares había sido efectivo. Aquí fracaso y Huneke no tuvo más que dejar ir a la paciente sin ninguna cura.
Felizmente regreso, un par de semanas después debido a que la región circundante de la vieja cicatriz de la osteomielitis ( sobre la cara interior de la tibia ) se había inflamado tanto que empezaba a molestarle. “Ya no pudo hacer nada por mí hombro ayúdame por favor con la pierna” le dijo al doctor. Huneke puso las pápulas correspondientes y vio su primer fenómeno en segundos: de súbito desaparecieron los dolores del hombro del otro lado del cuerpo, en una forma tan total que la paciente, tras años de inmovilidad, movía estupefacta el brazo en todas las direcciones. “no tengo el más mínimo dolor” exclamaba.
Después de ésta única sesión sobre la cicatriz de la antigua osteomielitis en la pierna derecha quedó curado el hombro izquierdo, con efecto permanente. Huneke escribió al respecto: ” el suceso se me marco tan impresionantemente que nada me hacía dudar del hecho de que me encontraba ante un nuevo reconocimiento fundamental. Estaba seguro de haber encontrado el rastro de una hasta ahora desconocida ley de curación, en terreno del problema focal”.
Con esto queda comprobado que un campo interferente nerval podía ser la causa desencadenante de una enfermedad aparecida en un sitio lejano del cuerpo. Se comprobaba además que los culpables ( como en caso del foco ) no podían ser bacterias, ni toxinas , pues ¿ Hubiesen ellos podido desaparecer en cuestiones de segundos ? Más lógica es la explicación de que en nuestro caso ( la inflamación crónica en la tibia ) cual emisora interferente, irradiaba por vía nerval, estímulos patógenos en el órgano receptor llamado articulación del hombro, producían y mantenían una inflamación crónica. La inyección de Impletol colocada en el campo interferente, a la par que apagaba esta emisora, desconectó con la rapidez del relámpago y en un 100% todas las manifestaciones patológicas producidas por ella. El principio ordenante interferente en el cuerpo se recuperó de nuevo con este empujón con el sistema neuro – vegetativo, gracias a que se dio en sitio indicado, pues solo desde allí es posible apelar efectivamente a merced del órgano y de la totalidad.

Conociendo las correlaciones empieza uno muy pronto a entender porque existen tantas enfermedades resistidas y rebeldes a toda terapia.

Tomemos por ejemplo la Colecistopatía, sabemos que por lo menos un tercio de todos los enfermos de la Vesícula después de ser colescistomizados con técnica quirúrgica impecable se quejan muy pronto de las mismas molestias de antes. La respuesta es que se trata de adherencias y de sus consecuencias. Si la causa de la colecistopatía no se hallaba en la vesícula sino, digamos en un campo interferente oculto por ejemplo en terreno ginecológico no le hará nada la operación al verdadero malhechor y podrá seguir causando interferencia enfermante. Es así como el mal prosigue a pesar de todos los esfuerzos médicos y va involucrando en su proceso patológico, hígado, estomago y demás órganos vecinos. En un caso semejante no podrá retornar la tranquilidad al abdomen si la aguja cargada de Impletol se lleva al campo interferente culpable que es en este caso ubicable es los órganos crónicamente inflamados de la pelvis. Esto es lo que llamamos ir directamente a la causa, y este principio es desconocido en la acupuntura clásica. Los millares de curaciones por fenómenos en segundos, en casos hasta ahora incurables y dados como perdidos, son el mejor comprobante de la corrección y exactitud de los principios fundamentales de la tesis de HUNEKE. En este sentido vale lo que acabamos de decir para la mayoría de las enfermedades crónicas, para ulceras gástricas como para hepatopatías, para problemas y enfermedades ginecológicas como para todo el suceso de enfermedades reumático – neurálgicas y en fin para molestias orgánicas como funcionales de toda clase.

Huneke resumió su enseñanza en tres sentencias fundamentales:

  1. Cada enfermedad crónica puede deberse a campo interferente.
  2. Cada lugar del cuerpo puede convertirse en campo interferente.
  3. La inyección de Impletol en el campo de interferencia culpable cura las enfermedades debidas a este, vía fenómeno en segundos ( o fenómeno HUNEKE ) siempre y cuando que esto sea aun anatómicamente posible.

Posibles Reacciones del Organismo ante la aplicación de la Terapia Neural según HUNEKE

Fenómeno en segundos o Fenómeno Huneke:

Reacción del Organismo a la aplicación neuralterapeutica en el campo interferente causante de una enfermedad. Dicha reacción debe cumplir con las siguientes condiciones:

  1. Desaparecer en un 100% todas las molestias a distancia producida por el campo interferente, hasta donde la anatomía lo permita.
  2. La total liberación de los síntomas tiene que mantenerse por lo menos 8 horas, si el campo interferente está en cavidad bucal, y 20 horas si se halla en cualquier otra parte del organismo.
  3. Si aparecen los síntomas y aplicamos nuevamente el tratamiento neural en el mismo campo interferente observamos que la liberación total de los síntomas tiene una mayor duración que en la aplicación anterior.

Fenómeno Inverso:

Reacción que consiste en un empeoramiento de lo síntomas distante al sitio de aplicación del tratamiento neuralterapeutico seguido de una mejoría que tiene una duración mínima igual a la observada en el fenómeno en segundos. Este fenómeno se explica porque el campo interferente está muy sensible al manipularlo y repercute sobre el órgano blanco, produciendo un empeoramiento. A medida que el neuralterapeutico va mejorando la condición patológica del campo interferente, comienza a sentirse la desaparición de los síntomas a distancia.

Fenómeno Tardío:

La reacción de la mejoría se presenta después de media hora o de una hora después de la aplicación del tratamiento neuralterapeutico. La liberación de los síntomas a distancia debe tener una duración de 10 minutos si es la cavidad bucal y 20 el resto del organismo. El fenómeno tardío es el más frecuentemente observado. La reacción tardía puede significar que en el órgano blanco se encuentra establecido un proceso crónico, o que los mecanismos de reacción están disminuidos por empantanamiento mesenquímicos.
La presencia de cualquiera de estos tres fenómenos: En segundos, Inverso o fenómeno tardío, confirman que la reacción en terreno focal es el campo de interferencia causal y al solucionar el problema focal, se logra la curación del paciente de aquella patología de dicho campo interferente.

Fenómeno Inmediato:

Reacción del Organismo al tratamiento Neuroterapeutico, cuando al realizar una aplicación local, observamos las desaparición de los síntomas a distancia. A diferencia del fenómeno en segundos presenta:

  1. Una menor duración de liberación de los síntomas. Ejemplo si al aplicar terapia neural en los polos amigdalares observamos liberación del dolor en una rodilla y el paciente reporta una duración del efecto de 6 horas
  2. Una evidente mejoría sin la desaparición total de los síntomas. Este fenómeno inmediato significa que el tratamiento sobre el terreno focal no ha sido suficiente, o que estamos frente a la existencia de otro campo de interferencia activo.

Fenómeno Retrógado:

Reacción que se produce al realizar una terapia Segmental, consiste en la aparición inmediata a la aplicación del neuralterapeutico, de un síntoma a distancia, ejemplo al aplicar la inyección en la articulación del hombro aparece inmediatamente un dolor en un diente. Este fenómeno pone de manifiesto que existe una interferencia en ese diente.

*En Sanándose Naturalmente no realizamos terapia neural.

Comentarios en Facebook

Sobre el Autor

César Medrano

César Medrano lleva en el mundo de las medicinas alternativas desde el año 1992. Puedes ver su currículum en: http://sanandose.com/quien

Enlace permanente a este artículo: http://sanandose.com/terapia-neural/

¡Ayúdanos a llegar a más gente!

¡Si te gusta nuestra web, ayúdanos y haz click en los botones de abajo!

Cerrar